Diabetes y salud oral.

Beautiful woman smile.

Las personas con diabetes corren el riesgo de padecer infecciones en la boca, en particular, la enfermedad periodontal que afecta seriamente a las encías. Esta enfermedad puede dañar las encías y los huesos de la mandíbula que sostienen a los dientes en su lugar, lo que también puede causar dolor al masticar. Algunas personas pierden los dientes debido a las infecciones graves en las encías. Además, la enfermedad periodontal también podría dificultarle el control de la glucosa (azúcar) en la sangre.

Otros problemas en la boca causados por la diabetes son una afección llamada “boca seca” (xerostomía) y una infección por hongos llamada candidiasis bucal. La boca seca ocurre cuando no hay suficiente saliva. La diabetes también puede aumentar el nivel de glucosa en la saliva. La combinación de estos problemas podría resultar en aftas, unas pequeñas úlceras blanquecinas que aparecen en la boca y que son dolorosas.

Si tienes diabetes cuida tu sonrisa, cepíllate los dientes y usa el hilo dental todos los días, no olvides visitar al dentista regularmente.

Anuncios

¿Sabías cual es el origen del cepillo de dientes?

dental

 

 

El cepillo de dientes lo creó, según la Asociación Dental Estadounidense, un emperador chino en 1498; que puso cerdas de cerdo en un mango de hueso. Los mercaderes que visitaban China introdujeron el cepillo entre los europeos, si bien no fueron muy comunes en occidente hasta el siglo XVII. Sin embargo, en aquellos tiempos los europeos preferían cepillos dentales más blandos confeccionados con pelos de caballo. También era común mondarse los dientes tras la comida con una pluma de ave o utilizar mondadientes de bronce o plata. Existió no obstante, un método más antiguo de cepillarse los dientes con un trozo de tela que se utilizaba en Europa desde tiempos de los romanos.

Pero el cepillo de dientes tal y como hoy lo conocemos fue un invento del siglo XVII. Sin embargo, no todos podían permitirse el lujo de tener uno: a principios del siglo XX tener un cepillo de dientes estaba reservado sólo para los muy ricos pues el mango era de marfil y las cerdas naturales, lo que encarecía de manera significativa su coste.

Fuente: http://www.rnovelaromantica.com/