Diabetes y salud oral.

Beautiful woman smile.

Las personas con diabetes corren el riesgo de padecer infecciones en la boca, en particular, la enfermedad periodontal que afecta seriamente a las encías. Esta enfermedad puede dañar las encías y los huesos de la mandíbula que sostienen a los dientes en su lugar, lo que también puede causar dolor al masticar. Algunas personas pierden los dientes debido a las infecciones graves en las encías. Además, la enfermedad periodontal también podría dificultarle el control de la glucosa (azúcar) en la sangre.

Otros problemas en la boca causados por la diabetes son una afección llamada “boca seca” (xerostomía) y una infección por hongos llamada candidiasis bucal. La boca seca ocurre cuando no hay suficiente saliva. La diabetes también puede aumentar el nivel de glucosa en la saliva. La combinación de estos problemas podría resultar en aftas, unas pequeñas úlceras blanquecinas que aparecen en la boca y que son dolorosas.

Si tienes diabetes cuida tu sonrisa, cepíllate los dientes y usa el hilo dental todos los días, no olvides visitar al dentista regularmente.

Anuncios

Cuidados después de una extracción dental.

Después de una exodoncia o una extracción dental hay que tener en cuenta algunos cuidados para una mejor cicatrización de la herida.

– morder la gasa que nos dejan colocada en el lugar de la extracción    durante 2 horas

– no comer del lado de la zona afectada

– no consumir alimentos con semillas pequeñas como tomate pan con semillas etc..

– no utilizar cañitas para beber bebida en unas 48 horas

– no consumir líquidos o bebidas calientes en 24 horas

– no hacer enjuagues agresivos

– consumir alimentos y bebidas frías

– no salivar durante 24 horas

– no realizar ejercicios o trabajos físicos en 48 horas

– sentarse o estar acostado con la cabeza apoyada en varias almohadas

– higienizarse normalmente con cuidado del lado afectado

– hablar lo menos posible

– tomar los medicamentos prescritos por el profesional

Fuente : odontologiahoy.net

 

 

 

¿Sabías cual es el origen del cepillo de dientes?

dental

 

 

El cepillo de dientes lo creó, según la Asociación Dental Estadounidense, un emperador chino en 1498; que puso cerdas de cerdo en un mango de hueso. Los mercaderes que visitaban China introdujeron el cepillo entre los europeos, si bien no fueron muy comunes en occidente hasta el siglo XVII. Sin embargo, en aquellos tiempos los europeos preferían cepillos dentales más blandos confeccionados con pelos de caballo. También era común mondarse los dientes tras la comida con una pluma de ave o utilizar mondadientes de bronce o plata. Existió no obstante, un método más antiguo de cepillarse los dientes con un trozo de tela que se utilizaba en Europa desde tiempos de los romanos.

Pero el cepillo de dientes tal y como hoy lo conocemos fue un invento del siglo XVII. Sin embargo, no todos podían permitirse el lujo de tener uno: a principios del siglo XX tener un cepillo de dientes estaba reservado sólo para los muy ricos pues el mango era de marfil y las cerdas naturales, lo que encarecía de manera significativa su coste.

Fuente: http://www.rnovelaromantica.com/

Origen de lesiones en encías y dientes: cepillarse los dientes inapropiadamente.

Cepillarse los dientes con regularidad es vital para mantener dientes y encías sanos, pero los expertos advierten que abusar de este hábito puede revertir sus buenos efectos. Conocido como “abrasión causada por el cepillo de dientes”, el cepillado excesivo puede causar sensibilidad dental y retracción de las encías.

El cepillado intenso puede desgastar el esmalte de los dientes y dañar y retraer las encías, y dejar al descubierto el área sensible de la raíz. La retracción de las encías puede provocar otros problemas dentales, como enfermedad periodontal y caries en las raíces de los dientes, incluso puede provocar la necesidad de tratamientos como empastes, endodoncia y extracciones dentales. Según Wall Street Journal, los dentistas estiman que entre el 10 y 20% de la población tienen dañados los dientes o las encías a causa del cepillado excesivo.

Las personas que tienen más riesgos de dañar sus dientes y encías por el cepillado excesivo son las personas que cumplen al pie de la letra su cuidado oral y utilizan cepillos dentales de cerdas medianas o duras. Otros factores, como la predisposición genética a la retracción de las encías, rechinar o apretar los dientes de forma involuntaria o utilizar correctores dentales, pueden aumentar el riesgo de daños a causa del cepillado excesivo.

No es necesario cepillar de manera enérgica para eliminar la placa. “La placa es tan blanda que puede eliminarla con un paño si puede alcanzar todas las superficies donde se esconde”, señala Ken Sutherland, cirujano dental y especialista de Delta Dental. “Para eliminar la placa es necesario meticulosidad, no un cepillado agresivo”. No obtendrá beneficios adicionales por cepillarse con fuerza”.

Técnica para un cepillado adecuado.

Al cepillarse los dientes no importa con cuánta vigorosidad lo hace, sino que utilice la técnica apropiada y que lo haga con meticulosidad. Y eso lleva tiempo. Los dentistas recomiendan que cepille sus dientes durante dos o tres minutos para obtener una limpieza más meticulosa. Estos son algunos consejos para cepillar sus dientes correctamente:

Utilice un cepillo de cerdas suaves para prevenir el daño a las encías y el desgaste de la dentina blanda de los dientes (la capa de los dientes que contiene menos minerales y que se encuentra debajo del esmalte) y del área de la raíz. Si está acostumbrado a utilizar un cepillo de dientes de cerdas duras, incluso un cepillo de dientes más suave que el que usa habitualmente puede ayudar.

Al cepillarse, coloque el cabezal del cepillo dental con las puntas de las cerdas en un ángulo de 45 grados respecto de la línea de las encías.
Utilice el cepillo de dientes con movimientos cortos y de fregado, varias veces en cada lugar, no mueva el cepillo en línea recta hacia adelante y hacia atrás como si fuera una sierra sobre los dientes.

Aplique la presión justa para sentir las cerdas contra las encías. Si está aplastando las cerdas, está cepillando demasiado fuerte.

Fuente : deltadentalins.com

La numeración de los dientes. ¿Qué pieza está dañada cuando nos dicen, tiene una caries en el 23?

Cuando acudimos a la revisión odontológica nos encontramos con un informe en el que aparecen una serie de números que en muchos casos nos resultan desconocidos. Como dato curioso haremos una aproximación a la designación numérica de los dientes, no para evitar ser unos profanos, que lo seguiremos siendo, sino para identificarnos un poco más con nuestro cuerpo.

Lo primero que debemos saber es que los dientes se dividen en cuadrantes, dos superiores y dos inferiores con los laterales derecho e izquierdo, que corresponden al maxilar superior e inferior. La numeración de los dientes del cuadrante superior derecho se inicia con la clave 1 más el número que ocupan en la cavidad bucal. Es decir 11, 12… En el lateral superior izquierdo la clave es 2, así que los dientes serán el 21, 22… La clave del lateral inferior izquierdo es 3 y sus dientes son el 31, 32… Por último, el lateral inferior derecho tiene como clave el 4, y sus dientes son el 41, 42…

Los números corresponden a un tipo de dientes que están repetidos en los dos cuadrantes y en cada lateral:

1 Incisivo central: 11, 21, 31, y 41
2 Incisivo lateral: 12, 22, 32 y 42
3 Canino: 13, 23, 33 y 43
4 Primer premolar: 14, 24, 34 y 44
5 Segundo premolar: 15, 25, 35 y 45
6 Primer molar: 16, 26, 36 y 46
7 Segundo molar: 17, 27, 37 y 47
8 Tercer molar (llamada también muela del juicio): 18, 28, 38 y 48

Fuente: joaquinafernandez.com