Odontología Cosmética

Young red-headed woman

Una sonrisa no es estética si la encía que rodea a los dientes no muestra ciertas características de color adecuado (rosa), ubicación (altura del borde de la encía) y textura, el resultado estético será desfavorable.

Algunos ejemplos de defectos en la encía:

– ENCÍAS OSCURAS ALREDEDOR DE CORONAS CON METAL Y CON PORCELANA.

El contacto del metal de una corona de porcelana alrededor de una encía traslada los iones de níquel hacia ésta oscureciéndola. El tratamiento en estos casos consiste en cambiar la corona por una de pura porcelana, la cual no tiene el efecto del níquel.

– ENCÍAS INFLAMADAS

Este padecimiento es muy común, y es provocado por la acumulación de alimento alrededor de los dientes. Generalmente es un proceso indoloro por lo cual pasa desapercibido. Sin embargo, tiende a causar problemas graves pues podemos perder los dientes con el tiempo. Algunos de los síntomas son sangrado espontáneo o al cepillarse, aumento en la sensibilidad al frío, calor, dulce y en el cepillado, así como mal aliento. La apariencia de la encía puede ser rojiza e inflamada, comparada con otros bordes de encías adyacentes. El tratamiento incluye la revisión de la técnica de cepillado por el odontólogo, control de placa bacteriana por el mismo y remoción de sarro con aparatos ultrasónicos y curetas manuales.

– RETRACCIÓN DE ENCÍAS

Este fenómeno se da por diversas razones. Una de ellas es que el contorno frontal del diente (por una restauración gorda, ancha), acumula alimento, con lo cual la placa bacteriana crece e irrita la encía y ésta empieza a migrar descubriendo la raíz.

Otra causa es que el borde de una corona artificial (porcelana, metal porcelana, zirconio) se coloca dentro del surco que rodea a la encía. Al no sellar ésta acumula alimento, con lo cual la encía migra y se descubre la raíz.

Otra causa puede ser que el paciente presenta el hábito de bruxismo (apretamiento y rechinamiento excesivo de los dientes), por lo cual la presión de la masticación tiende a sacar a las raíces fuera del hueso, destruyéndose el hueso en la circunferencia del diente y por lo tanto la encía se descubre. El tratamiento en estos casos es un estudio de mordida, balance de la mordida u ortodoncia.

Una última causa puede ser una técnica de cepillado deficiente con cepillos muy duros.

El cepillar los dientes en forma de violín (de adelante para atrás) con movimientos largos no limpia dentro de los surcos entre los dientes y en el surco de la encía que rodea al diente y solamente crea desgaste en el esmalte y en el cemento del cuello de los dientes.

– EXCESO DE ENCÍA AL SONREÍR

Algunos pacientes poseen mordidas en las cuales los dientes anteriores superiores se localizan en una posición muy inferior, y muestran excesivamente la encía. Su tratamiento consiste en recolocar los dientes superiores a una posición más superior y posiblemente realizar un tipo de cirugía menor, para eliminar el exceso de encía.

Otro ejemplo antiestético se presenta cuando la encía cubre excesivamente el cuello de los dientes anteriores. Su causa es genética.

Otra situación es el apiñamiento de dientes, que crea una posición irregular antiestética de las encías. El tratamiento es ortodóntico y quirúrgico.

La estética dental es un arte y una ciencia que involucra varios tejidos. Los datos mencionados en este artículo nos dan una noción más exacta de los parámetros a seguir en la reconstrucción de una sonrisa más estética.

Fuente : periodico.am

Anuncios

Origen de lesiones en encías y dientes: cepillarse los dientes inapropiadamente.

Cepillarse los dientes con regularidad es vital para mantener dientes y encías sanos, pero los expertos advierten que abusar de este hábito puede revertir sus buenos efectos. Conocido como “abrasión causada por el cepillo de dientes”, el cepillado excesivo puede causar sensibilidad dental y retracción de las encías.

El cepillado intenso puede desgastar el esmalte de los dientes y dañar y retraer las encías, y dejar al descubierto el área sensible de la raíz. La retracción de las encías puede provocar otros problemas dentales, como enfermedad periodontal y caries en las raíces de los dientes, incluso puede provocar la necesidad de tratamientos como empastes, endodoncia y extracciones dentales. Según Wall Street Journal, los dentistas estiman que entre el 10 y 20% de la población tienen dañados los dientes o las encías a causa del cepillado excesivo.

Las personas que tienen más riesgos de dañar sus dientes y encías por el cepillado excesivo son las personas que cumplen al pie de la letra su cuidado oral y utilizan cepillos dentales de cerdas medianas o duras. Otros factores, como la predisposición genética a la retracción de las encías, rechinar o apretar los dientes de forma involuntaria o utilizar correctores dentales, pueden aumentar el riesgo de daños a causa del cepillado excesivo.

No es necesario cepillar de manera enérgica para eliminar la placa. “La placa es tan blanda que puede eliminarla con un paño si puede alcanzar todas las superficies donde se esconde”, señala Ken Sutherland, cirujano dental y especialista de Delta Dental. “Para eliminar la placa es necesario meticulosidad, no un cepillado agresivo”. No obtendrá beneficios adicionales por cepillarse con fuerza”.

Técnica para un cepillado adecuado.

Al cepillarse los dientes no importa con cuánta vigorosidad lo hace, sino que utilice la técnica apropiada y que lo haga con meticulosidad. Y eso lleva tiempo. Los dentistas recomiendan que cepille sus dientes durante dos o tres minutos para obtener una limpieza más meticulosa. Estos son algunos consejos para cepillar sus dientes correctamente:

Utilice un cepillo de cerdas suaves para prevenir el daño a las encías y el desgaste de la dentina blanda de los dientes (la capa de los dientes que contiene menos minerales y que se encuentra debajo del esmalte) y del área de la raíz. Si está acostumbrado a utilizar un cepillo de dientes de cerdas duras, incluso un cepillo de dientes más suave que el que usa habitualmente puede ayudar.

Al cepillarse, coloque el cabezal del cepillo dental con las puntas de las cerdas en un ángulo de 45 grados respecto de la línea de las encías.
Utilice el cepillo de dientes con movimientos cortos y de fregado, varias veces en cada lugar, no mueva el cepillo en línea recta hacia adelante y hacia atrás como si fuera una sierra sobre los dientes.

Aplique la presión justa para sentir las cerdas contra las encías. Si está aplastando las cerdas, está cepillando demasiado fuerte.

Fuente : deltadentalins.com